publicado el 10-02-2012 por Clinica BaƱos






 

LIMITACIÓN CALÓRICA

La limitación calórica es el elemento común l en todas las poblaciones con mayor longevidad. Se ha demostrado que la población mundial está ganando peso lentamente debido al exceso de calorías y la reducción cada vez mayor de la actividad física, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud: "En muchos países europeos, más de la mitad de la población adulta se clasifica como "sobrepeso", y aproximadamente el 20-30% de los adultos se encuentran dentro de la categoría de obesos. A nivel mundial en 2002, el número de obesos se aproxima a 300 millones".

Por lo tanto, la restricción calórica es fundamental para retrasar el envejecimiento; pero limitación calórica, no quiere decir desnutrición.

MODULACIÓN DE LOS EICOSANOIDES

Los eicosanoides son miembros de una familia de hormonas originadas a partir de ácidos grasos esenciales de cadena larga, son considerados como las hormonas más potentes de nuestro cuerpo, ya que son capaces de influir tanto en la síntesis de todas las demás hormonas como en muchos otros aspectos fisiológicos. Los eicosanoides son hormonas autocrinas, es decir, actúan sobre las mismas células que los producen, y por esta razón también se les llama "hormonas fantasma": aparecen y llevan a cabo sus funciones en menos de un segundo.

Para simplificar, los eicosanoides han sido clasificados como "buenos" y "malos" y tienen efectos fisiológicos opuestos, por ejemplo:

Eicosanoides "buenos"

  • Los eicosanoides "buenos" previenen la formación de coágulos los "malos" fomentan la formación de coágulos (embolias).
  • Los eicosanoides "buenos" producen vasodilatación de los vasos sanguíneos, los "malos" causan vasoconstricción.
  • Los eicosanoides "buenos" reducen el dolor, los "malos" lo aumentan.
  • Los eicosanoides "buenos" mejoran el sistema inmunitario s, los "malos" lo deprimen .
  • Los eicosanoides "buenos" mejoran la eficiencia del cerebro, los "malos" la disminuyen.

Los eicosanoides “buenos” son antiinflamatorios mientras que los “malos” son proinflamatorios. El ácido Dihomo-Gamma-Linolénico (DGLA) que es un ácido graso de la familia omega 6 y el ácido Eicosapentaenóico (EPA) de la familia omega 3 son los precursores de eicosanoides antiinflamatorios mientras que el ácido Araquidónico (AA) de la familia omega 6 , lo es de los eicosanoides proinflamatorios.

Altos niveles de insulina estimulan la producción de ácido araquidónico, responsable de la producción de eicosanoides "malos". Por el contrario, además de contrarrestar el aumento de insulina, el glucagón actúa sinérgicamente con los ácidos grasos de cadena larga (en particular EPA) para inhibir la producción de ácido araquidónico, lo que estimula la producción de eicosanoides "buenos".

ACTIVIDAD FÍSICA

La actividad física es muy útil para mejorar el bienestar general y para reducir el riesgo de muchas enfermedades.

Hay que recordar que, si bien es cierto que una dieta que siga los criterios sugeridos por la Dieta de la Zona da como resultado la pérdida de peso (ya que el balance hormonal resultante -la "calma insulinémica"- permite que se produzca la lipólisis), también es cierto que la pérdida de peso es más rápida si se asocia con la actividad física que estimula el metabolismo.

No todos los tipos de actividad son iguales desde ese punto de vista. Son significativamente más eficaces las actividades de tipo aeróbico, es decir, aquellas que se prolongan y requieren un nivel constante de intensidad, como caminar a paso ligero, montar en bicicleta, correr, nadar y cosas por el estilo. En el gimnasio, pueden ser útiles los llamados "cardio-fitness"; en un principio, si usted no está en forma, puede seguir los criterios de entrenamiento alterno, es decir, realizar unos minutos de cada tipo de actividad (caminar, montar en bicicleta, step...) con el fin de cambiar los grupos de músculos y articulaciones y, por tanto, evitar la fatiga localizada. Los tiempos deben aumentar en cada sesión. En cualquier caso, es posible atenerse sólo a caminar al aire libre, una actividad ideal para mantenerse en forma y continuar con la pérdida de peso, es una buena idea adoptar la velocidad que utilizaría si estuviera de camino a una cita y se diera cuenta de que va a llegar tarde, sin embargo, el ritmo elegido no debe resultar excesivo. Para las actividades de gimnasio y al aire libre, lo ideal sería un tiempo superior a la media hora en cada sesión, por lo tanto, la acumulación de al menos tres horas y media por semana.

RELAJACIÓN MENTAL

Las ventajas resultantes del uso habitual de técnicas de relajación mental, tales como la meditación y el yoga están ampliamente documentadas. Gracias a la relajación mental, no solo es posible combatir los efectos negativos asociados con el exceso de estrés, sino que además es posible reducir los niveles sanguíneos de cortisol (la llamada "hormona del estrés"), que tiene efectos negativos sobre la salud, ya que, entre sus muchas acciones, es capaz de aumentar los niveles de insulina con todas las consecuencias negativas que ello implica. Por lo tanto, a través de la relajación mental, es posible reducir la ansiedad y la agresividad, estimular el sistema inmunológico, aumentar la capacidad de concentración y de memoria e incluso reducir la producción de radicales libres.



Compartir en Facebook     Compartir en Twitter     Compartir en Google+