publicado el 19-10-2011 por NUTRICOSMETICA






 

LA NUTRICOSMETICA

 

El colágeno,   junto al ácido hialurónico, reduce las arrugas, engrosa la piel, mejora la elasticidad de la piel y suaviza las líneas de expresión.

 

 

Los ácidos grasos esenciales omega 3 (EPA DHA)   resultan indispensables para nuestra salud y belleza, ya que ayudan a controlar el apetito y, en consecuencia, a la perdida de grasa corporal. Mantienen a raya el temido efecto yoyo en los altibajos de los hidratos de carbono.

 

 

El ácido alfa–lipoico   es un potente antioxidante, considerado universal, capaz de atrapar los radicales libres.

 

 

El magnesio  juega un papel muy importante en la producción y transporte de energía. También actúa como tranquilizante natural y ayuda a mantener el equilibrio energético.

 

 

La vitamina C   ayuda en la digestión de los alimentos y facilita el desarrollo de huesos, encías y dientes. Favorece la absorción de hierro y es vital en la producción de colágeno.

 

 

El ácido linoléicoconjugado   es un ácido graso esencial. Numerosos estudios demuestran que este ácido ayuda a reducir la grasa, en especial en la zona abdominal y remodela la figura.

 

 

Probióticos y prebióticos.   Alimentos estimulantes de bacterias beneficiosas para la flora intestinal. La eliminación de toxinas y la absorción de nutrientes encuentran su equilibrio en el intestino. Un correcto funcionamiento del intestino evitará que las toxinas busquen su salida a través de la piel causando todo tipo de alteraciones.

 

 

Las siguientes sustancias, a través de la nutricosmética, ralentizan el proceso de envejecimiento:

 

 

 

Los aminoácidos   aportan las sustancias activas vitales para, junto con otras, mejorar la calidad del cabello, fortalecer las uñas y aumentar la elasticidad de la piel. La correcta combinación de aminoácidos es fundamental para revelar al exterior toda la belleza natural que llevamos dentro y mejorar la piel, el espejo del metabolismo.

 

 

La arginina    es un aminoácido que aumenta la producción de colágeno y la masa muscular, disminuyendo los depósitos de grasa corporal y dando como resultado una notable mejoría de la piel. Ayuda a mejorar la irrigación sanguínea del folículo piloso y a estimular el crecimiento del cabello. Si además va unida a vitaminas, conseguiremos un potente antioxidante que protegerá a las células de los efectos de los radicales libres.

 

 

La tirosina   es un aminoácido implicado directamente en la energía, el despertar, el dinamismo, la memorización, la concentración y la productividad. Mejora el estado de ánimo.

 

 

El triptófano,   aminoácido precursor de la serotonina (neurotransmisor de la serenidad y la relajación), resulta muy útil en los trastornos alimenticios que conllevan a la acumulación de grasa y que tienen un componente ansioso. Ayuda a “desengancharnos” del hábito de ingerir un exceso de alimentos dulces.

 

 

El ginseng  aporta vitalidad al organismo para adaptarse a los diferentes tipos de estrés.

 

 

El Nadh (nicotidamina adenina dinucleótido)   es un potente antioxidante presente en todas las células del cuerpo y necesario para millones de procesos del organismo. El Nadh tiene un rol muy importante en la generación de ATP (trifosfato de adenosina), la forma en la que el organismo utiliza la energía.

 

 

Además, existen plantas que equilibran de forma natural, y sin efectos secundarios, los niveles hormonales de estrógenos y progesterona. 



Compartir en Facebook     Compartir en Twitter     Compartir en Google+